Project Description

Por amor a las abuelas…

Así he querido titular este segundo postboda especial que hemos hecho María José, Ginés y yo. La abuela materna de la novia no tenía foto a solas con la novia y la abuela materna del novio no pudo desplazarse a la celebración de la boda de su nieto. Ante esta situación nos pusimos manos a la obra y organizamos la sesión Postboda Primavera.
Ginés me recogió en Murcia, María José estaba terminando de arreglarse en Terreros. En casa de sus padres hicimos las fotos con su abuelita, bajamos a la puerta de la iglesia que pillaba justo al lado y arrancando motores para la playa. Frente a la casa de playa de los padres de Ginés, hicimos unas fotos preciosas. Un lugar que, aun con un poco de viento, me transmite una paz inmensa. Nos recreamos un rato y vuelta a los coches en dirección a Ojós donde visitaríamos a la abuela del novio.
De camino, una parada en la gasolina, lugar curioso donde aproveché para hacer alguna foto robada y para el coche otra vez.
En la entrada al pueblo hay un túnel muy famoso donde está una curva llamada el “Salto de la Novia”. Con ese nombre, no podía dejar de hacer una foto a la novia a solas dando un buen salto con tacones y todo. Junto al puente un puente de madera espectacular, una puesta de sol de cine y, aquí también, un paz inmensa escuchando el río y los pajarillos.
Llegamos al pueblo y cuál fue mi sorpresa que la abuela nos recibió con una alegría inmensa, cantando y bailando de un modo que hasta yo me puse flamenco… Hice fotos muy divertidas y me alegro de todo corazón de haber podido inmortalizarla así de graciosa a la abuela. Un momento de esos que se graban en mi alma para siempre…
Al caer la tarde fotos en otro puente, esta vez en el famoso puente colgante que me empeñe en darle la grandeza que se merece en cada foto.
Una charla con los novios, unas risas y de vuelta a casa.
Toda una nueva aventura con mis queridos Ginés y María José que nunca olvidaré.