Nada ni nadie podía fastidiar la inmensa ilusión y alegría de Jesús y Fabiola el día de ayer… Amaneció nublado con probabilidades de lluvia… Aún con los nervios que supone que te llueva el día de tu boda, era impresionante la ilusión de ambos y cómo todo salió PERFECTO.
Llovió justo en el momento de salir la novia de su casa y durante la ceremonia. Me encantaron la palabras del cura que oficiaba la ceremonia al decir que eran afortunados por la bendición del agua, y en realidad así lo creo yo también, pues el pasillo de sables con el arroz se hizo sin lluvia y el resto del día chispeó muy poquito de vez en cuando… Las calles se limpiaron, la atmósfera se limpió, y con ese aspecto renovado comenzaron Fabiola y Jesús su historia de casados.
En el banquete me encerré a preparar a contrareloj el vídeo que hoy os presento (SAMEDAYEDIT), que se proyectó en el restaurante en el momento del café.
La proyección fue emocionante y quería compartir el resultado con todos vosotros.

Síguenos en redes sociales:
Facebookyoutubevimeoinstagram